viernes, 12 de octubre de 2012

La idea de que los alumnos jueguen diariamente, no es precisamente que todo sea juego, sino que se combine con diferentes experiencias de aprendizaje, foros, debates, dramatizaciones, esto con la finalidad de promover o ejercitar contenidos curriculares, sean conceptuales, procedimentales o actitudinales.
Un aspecto que no se debe descuidar, es lo referido a quien gana o pierde. la existencia de un ganador o un perdedor no es ingrediente esencial del juego infantil.
En fin no hay excusa para no hacer de un juego didactico algo bonito, adecuado,resistente y llamativo para los alumnos, ningun intento sera en vano a la hora de querer convertir el aula de clase en un espacio para el descubrimiento y la solidaridad, el conocimiento, el respeto a las ideas diversas, la formacion de ciudadanos criticos y utiles a la sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada